La Columna del Museo

Contamíname

imagen imagen_portada.jpg

Nicolás Lazo Jerez nos invita a reflexionar sobre los desafíos de la inmigración.

01/08/2017

Fuente: Museo Nacional Benjamín Vicuña Mackenna

Dada la tendencia de los flujos migratorios a escala global, la instalación de esta materia en un lugar central del debate público chileno era apenas cuestión de tiempo. Sin embargo, casi tan importante como la discusión misma es la forma en que esta última se lleva a cabo, sobre todo si se trata de un fenómeno clave en el plano de la convivencia y el desarrollo social. Por tal motivo, resulta fundamental no ceder ni un centímetro al clima xenófobo con que ciertos líderes mundiales, algunos de los cuales son o pretenden ser presidentes de repúblicas democráticas, buscan capturar para sí la adhesión dentro de sus países.

En particular, parece urgente establecer nítida y definitivamente la distinción entre el derecho inalienable a emigrar, contenido en el Artículo 13.2 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y el deber de la administración estatal de enfrentar desafíos tan complejos y multifactoriales como la disponibilidad y cobertura del empleo y, en el caso de Santiago, la regulación de la hiperconcentración demográfica y el tan mentado “combate a la delincuencia”. Así, sugerir que el eventual aumento en las tasas de inmigración incide de un modo inversamente proporcional en el control de estas dimensiones no solo constituye una irresponsabilidad argumentativa, sino, además, desvía la atención –y, a veces, los recursos– de políticas públicas que, en efecto, propendan a su solución.

Asimismo, somos muchos quienes, ajenos a cualquier nacionalismo afiebrado, deseamos habitar una ciudad inclusiva y abierta a la interculturalidad, tal como, en el estribillo de una canción titulada igual que esta columna, el compositor e intérprete Pedro Guerra planteaba: “Contamíname / mézclate conmigo”. Por supuesto, dicha perspectiva requiere superar todo mito de pureza identitaria y, más allá de los insuficientes discursos sobre mera tolerancia, exige basarse en un respeto radical por la dignidad de los demás. Afortunadamente, estamos condenados a ello.  

Nicolás Lazo Jerez es Licenciado en Literatura de la Universidad Alberto Hurtado, Diplomado en Edición y Publicaciones de la Pontificia Universidad Católica y Coordinador de Acreditación y Publicaciones de la Escuela de Postgrado de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile.

Correo electrónico: nicolas.lazo.jerez@gmail.com

Cómo participar en La Columna del Museo
Presentar el texto al correo contacto.mbvm@museosdibam.cl, 1 carilla y media, espacio 1 y medio, calibri 12. Incluir nombre, correo electrónico y ocupación actual.
Se debe incluir una fotografía acorde a la temática del texto.
La temática de la columna de opinión debe versar sobre La Ciudad.
El Museo se reserva el derecho de editar, realizar sugerencias al autor y publicar la columna.
Para ser publicado el primer día hábil de cada mes, la Columna debe ser enviada hasta el día 20 del mes anterior.

Recursos adicionales

Materias: Institucional